0 items / 0.00

INSPIRACIONES

Las charlas que doy sobre las sensaciones y sentimientos que produce en mí el arte, son el mejor reflejo de la pasión que pongo en cada joya que realizo. Comparto aquí algunos extractos e inspiraciones, con imágenes de las obras de los artistas y las joyas que realizo gracias a ellos. Estas charlas, hablan de la emoción y admiración que hay detrás de mi proceso creativo. Adentrándome en la emoción del artista a través de su obra, se produce el diálogo con él y es entonces cuando la creatividad empieza a fluir. Luego comienza la creación de la joya mediante un proceso que podéis ver en "JOYAS ÚNICAS". (Si quieres asistir a alguna de estas charlas puedes enviarme mail a victoria @vikkiplaza.com)


Extracto e inspiraciones de la charla "LA SEDUCCIÓN DEL ARTE". 3 de octubre de 2019.

"Puede ser un paisaje, una mirada, una época o unos colores brillantes y una luz que nos deslumbre, pero el arte tiene esa capacidad de sorpresa siempre previo a la seducción, que nos emociona y nos remueve sensaciones. El lenguaje "no verbal" del arte, a veces nos impide dejarnos seducir. La pintura es "plana", no se escucha, no se palpa, no se lee. No se puede entrar físicamente en el espacio de una escena. La única manera para dejarnos seducir, es dejarnos sentir, escuchando los silencios de la pintura y aprovechar que el artista es muy generoso, nos abre su persona, se lanza a crear y queda totalmente expuesto a través de su obra y con eso, está invitándonos a meternos en la escena que estamos viendo. Cuando nos asomamos a la pintura de un artista, él se asoma también y observa nuestra reacción, porque los artistas, en el fondo, somos exhibicionistas; creamos para compartir y ver qué reacción produce en el espectador. Entrando en la obra, las dos emociones se juntan y es entonces cuando podemos decir que la seducción ha funcionado y comienza una gran historia de amor por el arte".


 

Collar OTOÑO - Vendido ("Mujer en negro" 1878. Berthe Morisot) Mejor pintora impresionista de su época. 

"Tras este gesto ingenuo hay una presencia fuerte. Es una mujer muy femenina, coqueta, nos lo indica ese escote que lleva adornado con pequeñas plumas que ayudan a dar un toque más sensual. Pero fijaos en su brazo derecho, que parece envuelto en un chal, denota mucha fuerza, potencia, a mí se me va la vista a ese punto de la obra. De hecho, parece que está escondiendo algo, puede que sea esa fuerza de su personalidad, que entonces, no se podía exponer en primer plano por ser mujer y que es como la de Berthe Morisot. En sus retratos femeninos siempre la veo a ella. Berthe Morisot era una mujer que sabía equilibrar sus tiempos como artista con los de su familia y con su feminidad".

"Ese chal tan protagonista, junto al color negro del traje y la pequeña joya que lleva en el cuello, podrían hablarnos de la noche, de un baile en un gran salón a finales del siglo XIX. Ella que parece estar mirando la escena desde fuera, podría estar esperando a bailar con alguien y está tranquila, porque está segura de que lo hará. El ramo de flores tras ella, perfuma el retrato, seguramente con olor a rosas, ocultas por la pincelada siempre descriptiva y acertada de la artista. Podrían formar parte de un tocado o de un accesorio de su vestido, con esos colores desvaídos y algún matiz amarillo suave que de no ser una flor, sería un toque de luz, quizás del sol. Así que decido hacer protagonista a esas flores que bien podrían ir en su cuello y las hojas verdes las dejo adornando su espalda con una cinta color "nude" que caiga sobre ella y se mueva cuando comience a bailar".



COLLAR ESPUMA MARINA - Vendido ("Mar de tormenta en Valencia" 1899. Joaquín Sorolla) Impresionista.

"Siempre digo que el mar me templa y me reactiva. Me da igual en calma que bravo como en esta obra de Sorolla. Si te asomas a esta obra, seguro que notas pequeñas gotas de espuma marina con olor a viento y a olas, ahí donde el agua pierde su brillo porque la espuma lo invade todo. Puedes ver también las nubes grises y el oleaje que ruge con fuerza y al fondo un hilo de luz sobre el agua, con esa forma de tratarla, casi superando a la real, que le da brillo a la obra".

"He representado los tonos aguamarina del agua y de las piedras e incluso de teselas talladas por el tiempo, con estas piezas medio hexagonales, que recuerdan el agua brava. Las olas llenas de espuma y sal, con hilos de vidrio, cuyo brillo recuerdan mucho al agua, incluso por sus pequeñas burbujas. Finalmente la cadena, recuerda a la arena revuelta por el oleaje. Todo el collar tiene el brillo de la humedad de las piedras mojadas y de la luz del horizonte más ligero de nubes".

"Me imagino a Sorolla lidiando con su caballete al viento. Sorolla era un hombre muy marino, su Valencia del alma .... y pintaba del natural como buen impresionista. Yo creo que ahí radica su belleza, porque pone su emoción en el instante en que está en contacto con la escena representada y esa energía, se nota y queda".



COLLAR GOLDEN FOREST - En venta en la tienda ONLINE (The golden forest" hacia 1900. Gustav Klimt) Máximo exponente del modernismo

"Klimt siempre jugaba en sus obras con sus inquietudes más profundas, dando lugar a obras muy elaboradas. Imaginad un paseo por este bosque, al que os acercáis con cierta cautela porque es de noche, pero que resulta muy seductor porque el brillo de sus troncos atrapa y seguramente Klimt, lo sabía. La oscuridad, realmente tampoco es tanta, deja entrever unos verdes muy bonitos medio esmeraldas, medio metalizados. Solo hay un poco de oscuridad en la parte superior. Seguramente es un bosque de abedules que tanto le gustaban a Klimt por la verticalidad de los troncos y los nudos y que él representa como una filigrana".

"Pero cuando me asomo ..... es como si me metiera dentro de un maravilloso traje de noche, tejido con sedas y pequeños flecos de joyas que al andar se mueven y emiten suaves sonidos como los que pueden oírse cuando los bosques duermen, ¿os imagináis? Así que hago una base en forma de media luna, que nos habla de la noche y así enlazo con lo que sería el cuello o escote de ese maravilloso vestido para una noche brillante, llena de luz por el oro y por el trabajo pensado y elaborado para que cada cuenta, esté calculada y medida y exista un equilibrio. Doy forma a un collar, que si fuera gigante ......sería un vestido muy singular.

"Es posible que Klimt reflejara sus sombras, para luego sobreponer sus luces".



COLGANTE BOLERO - Vendido ("Marcelle Lender bailando el bolero de Chilperico" 1895. Toulouse Lautrec) Postimpresionista.

"El asunto de la obra trata de sobre la historia del rey merovingio Chilperico recogiendo Toulouse Lautrec el momento en que la novia hispana del monarca, baila un bolero para él. La actriz de variedades Marcelle Lender interpreta el papel principal, ataviada a la española con enormes flores y con un movimento del vestido que recuerda a los bailes españoles".

"No se puede pedir más en cuanto a movimiento y en cuanto a luz. Toulouse Lautrec, era bárbaro, casi te lleva a situarte alrededor de la escena y a moverte al mismo tiempo que la bailarina, a jalearla, a vibrar con ella. La falda seguro que está hecha de tules y gasas y no es que se mueva, es que danza casi más que la actriz, con gran fuerza, mientras ella luce sus flores en la cabeza como símbolo de su origen español".

"Necesito que la pieza se mueva, toda ella, al ritmo de quien la luzca, porque es lo que representa, la felicidad de bailar, de seducir. Las flores se hacen protagonistas en el tocado y en la falda y en ésta, los toques dorados los represento también con una flor de latón. El toque de strass hace que la pieza vibre como la luz en la obra de Lautrec. Dos cuentas rosas rematan el cordón negro y éste, contrasta con la delicadeza del rosa, dándole ese toque de la vida nocturna de los cabarets, de las actrices de variedades y del olor a absenta, que se extendía por las noches de París y que hicieron de Toulouse Lautrec uno de los mejores artistas de la historia y metafóricamente hablando, uno de los mejores "reporteros gráficos" de esa época".



COLLAR THE TURBANT - Vendido (“The green turban” 1929. Tamara de Lempicka) Art Deco.

"En esta obra los ojos de la mujer de la izda, seguramente serían muy parecidos a los de Tamara de Lempicka, seductores al máximo, con ese color miel, un color dulce y meloso. El contraste del rojo y del verde empodera a las dos mujeres, envueltas en uno de los momentos de la moda, para mí más elegante, que son los años 30 y 40. Sedas, paños y gasas con mucha caída, que marcaban todavía más, ese erotismo en la obra de Tamara de Lempicka. Los estampados bicolores con formas geométricas y los accesorios como los turbantes, que en este caso es posible que fuera de terciopelo verde esmeralda, distinguían a la mujer que lo llevaba, como lo hace en la mujer de la izquierda, que junto a la postura erguida sobre la otra, la hace protagonista de la escena mientras la otra mujer se deja querer y descansa sobre ella". 

"La pieza que realizo, tiene dos vueltas que representan la atracción entre ellas, envueltas por el tejido estampado a base de triángulos y dirijo el resumen de la escena al cierre de la pieza, en la que dos pequeños colgantes cuelgan por la espalda, dando un toque sensual, como ocurre en el momento de la obra y nos hablan del turbante de terciopelo verde, de los labios rojos de ambas mujeres y de esos ojos color miel que creo que nos seducen a todos".